¿Cómo resolver los problemas entre hermanos?  – Familias Comprometidas

¿Cómo resolver los problemas entre hermanos? 

 

Un hermano es un amigo dado por la naturaleza.

¿Crees que en tu familia los hermanos (nos referimos también entre las hermanas por supuesto) se pelean más de lo normal? ¿Qué es normal después de todo?  Los pleitos entre hermanos son más comunes y frecuentes de lo que creemos y existen algunos factores donde se incrementan ( si tienen casi la misma edad y pasan mucho tiempo sin supervisión de un adulto por ejemplo) Pero que sean frecuentes no significa que este bien, la violencia no debe convertirse en un hábito en casa.

Un pleito puede puede manifestarse en un principio levantando la voz, con  lenguaje hirientes que, sin darnos cuenta, se convierte en un intercambio de gritos que pueden derivar en agresiones físicas leves o incluso graves.

A continuación les dejamos a los hermanos de casa unos cuantos consejos para evitar peleas.

Intenta hablar: Muchas personas actúan por impulso, pero la adolescencia es la etapa en la que más llegamos a tomar decisiones y a reaccionar de manera impulsiva, piensa qué tanto puedes perder actuando de esta forma, y qué tanto puedes ganar si intentas hablar con tu hermano o hermana para resolver la situación. Pídele llegar a un acuerdo para llevarse mejor y traten de cumplirlo para que no vuelvan las incomodidades.

No llegues a su límite: Si hay una molestia o discuten por cualquier cosa (tan absurda como el control de la televisión) no llegues a su límite, será difícil calmarse, pero si tú no te pones a gritar como él o ella o usas la agresión física, las cosas se calmaran más rápido de lo que te imaginas. Esto no demuestra debilidad o que ella o él te domina, todo lo contrario, te da la capacidad para aprender a manejar este tipo de situaciones. Veras con certeza que la serenidad se convertirá en tu mejor aliado.

Piensa antes de reaccionar: Gritar, golpearse, arrojarse cosas nunca va a resolver una diferencia entre hermanos o hermanas, ni entre nadie, por eso piensa antes de reaccionar de una manera agresiva o inapropiada, las cosas nunca mejorarán así, todo lo contrario, cada vez más, el daño será peor y la forma de herirse  será más fuerte.

No provoques ni te dejes provocar: Ceder ante las provocaciones o formar parte de ellas nunca será la solución, aumentará la incomodidad y permitirá que el no racional que tenemos dentro nos domine, pero sobretodo, el problema permanecerá.

Evita las situaciones: Si sabes que hay situaciones que tu hermano o hermana aprovechará para molestarte, evítalas,  no dejaras de hacer las cosas que te gustan o lo que necesites hacer, pero sí puedes tomar medidas para que las situaciones de conflictos no se den.

Habla con un adulto: Alguien debe mediar la situación, pero si estas cosas suceden cuando están solos o solas y lo callan nunca se resolverá, pídele a tus padres o el adulto responsable de ti hablar, pero no lo hagas a espalda de tu hermano o hermana, porque pueden llegar a pensar que es un chisme, dile al adulto que quieres que ella o él también esté ahí, y aquí viene lo difícil, pero no imposible, di las cosas como las sientas, explica la situación que estás pasando, lo mal que te sientes y que quieres resolverlo, trata de hacerlo de la forma más serena posible y recuerda respirar para que las palabras no te ahoguen, y si es necesario, busquen ayuda de un profesional.

Fuente: Yo soy alguien  

Leave a reply:

Your email address will not be published.