Cómo capacitar a los estudiantes para frenar el bullying – Familias Comprometidas

Cómo capacitar a los estudiantes para frenar el bullying

Hacer frente a la intimidación puede ser aterrador, pero los estudiantes pueden usar las siguientes estrategias de bajo riesgo para apoyar a sus compañeros acosados.

El Bullying entre los niños está disminuyendo en Estados Unidos. Esta es una tendencia prometedora que merece atención; sin embargo, el 28 por ciento de los jóvenes experimentan acoso en línea  y casi uno de cada cuatro lo experimentan en su día a día.

La intimidación ( el llamado bullying) a menudo tiene lugar donde no hay adultos alrededor, en lugares de paso como pasillos y escaleras. También ocurre durante el recreo, en la cafetería, en el camino a casa y en línea cuando un niño se encuentra solo en su habitación. A pesar de estas condiciones, menos del 40 por ciento de los jóvenes objetivos de acoso escolar se lo hacen saber a un adulto, porcentaje que afortunadamente disminuye a medida que los niños crecen.

Obviamente, las escuelas y el personal escolar deben poner de su parte para prevenir y abordar el acoso escolar,  cuestiones como el establecimiento de pautas y políticas,  el medir y evaluar el acoso escolar en su escuela, monitorear los puntos conflictivos así como alentar la producción de informes y educar permanentemente  a la comunidad escolar.

Pero otro enfoque importante es la capacitación de los estudiantes para prevenir, parar y actuar como “aliado” cuando se presente cualquier tipo de  acoso escolar.

¿Qué significa ser un aliado?

Cuando pensamos en la palabra aliado, podemos imaginar a alguien que confronta directamente al bullier, es decir,  la persona que hace el acoso escolar, pero en realidad  muchos jóvenes encuentran muy difícil la confrontación directa porque para ejercerla se requiere de asertividad y mucha confianza en sí mismo. Muchos niños, así como gran parte de los adultos, no hablan en contra de los agresores.

Los jóvenes necesitan aprender acciones específicas, sentirlas realistas, aplicables, sobretodo en el momento en que el bullying se presenta. Estas estrategias pueden ser efectivas y además menos riesgosas que la confrontación directa y pueden ser utilizadas por aquellos estudiantes que desean hacer algo por sus compañeros pero se sientan inseguros de momento:

  • Apoya a quien es objeto de bullying. Esto puede ser tan simple como alentar a la persona afectada, reportar el incidente o acompañarlo para que se lo cuente a un adulto. También puede incluir comunicarse por medio de un mensaje de texto y decir algo como: “Oye, lamento que esté sucediendo” o “Lo que hicieron no fue bueno”. Estudios demuestran que con este tipo de acciones de apoyo se logran resultados positivos.
  • No participes. Esto puede parecer un comportamiento pasivo, pero en realidad es una forma efectiva de “no participación” activa. Por ejemplo, si un grupo de niños en la cafetería se está riendo de alguien, otro estudiante puede no seguir la corriente de reírse, o decir algo como “vamos a cambiar de tema”. Al hacer esto, se envía un poderoso mensaje  para contrarrestar el comportamiento de acoso escolar al mismo tiempo que envía un mensaje de apoyo al estudiante acosado. Además, si un niño toma la iniciativa de expresar su apoyo, puede dar a otros el coraje de seguir su ejemplo. Esto crea una oleada de no participación, que puede detener el ambiente de intimidación que comenzaba a generarse.
  • Dile a un adulto de confianza. Muchos estudiantes no notifican a los adultos porque piensan que no les servirá de nada o que incluso podrían empeorar las cosas. Una clave para crear un entorno en el que los estudiantes se sientan seguros de denunciar el acoso escolar es hacer que los adultos sean más accesibles al tomar en serio el problema, informándoles que están disponibles para hablar, que realmente escuchan cuando se acercan a usted y que son discretos. La confidencialidad puede hacer mucho para prevenir las represalias. Aliente a los estudiantes a que le cuenten a un adulto de confianza sobre el acoso o el comportamiento acosador que experimentan o presencian. Asegúrese de que su escuela cuente con procedimientos seguros y confidenciales para reportar incidentes de intimidación y comuníquelos a todos los estudiantes.
  • Conocer a las personas en lugar de juzgarlas. Esto es muy importante. Especialmente durante los años de la adolescencia, muchos episodios de acoso escolar se basan en la identidad, lo que significa que los estudiantes son seleccionados en función de aspectos de su identidad (por ejemplo, apariencia, tamaño corporal, raza, religión, orientación sexual, discapacidad, etc.). Para crear un clima seguro en el aula, es fundamental enseñar explícitamente acerca de la identidad, la diversidad y el sesgo.
  • Ser un aliado en línea. Cuando los jóvenes ven que el acoso escolar le ocurre a alguien en línea, explícitamente no pueden contribuir y abandonar el grupo, se notará. Los estudiantes pueden apoyar el objetivo extendiendo un mensaje de apoyo. Los estudiantes también pueden tomar una captura de pantalla de una conversación de acoso y reportarlo a un adulto. Finalmente, los jóvenes pueden difundir sus propios mensajes inclusivos, sin prejuicios y respetuosos, ya sea respondiendo a los comentarios de acoso o creando otros originales.

Estrategias de enseñanza

Los educadores pueden enseñar estas estrategias de varias maneras:

1. Convierta un incidente de bullying, intimidación o insultos en un momento de aprendizaje al discutir lo sucedido y cómo en una situación así se puede actuar como un aliado.

2. Usar literatura infantil y para jóvenes con ejemplos de los comportamientos de los aliados y la forma de cómo estos hicieron la diferencia.

3. Enseñar lecciones explícitas que exploren el bullying basada en la identidad, las estrategias de prevención, la construcción de la empatía y otras actividades que ayuden a los estudiantes a practicar habilidades para convertirse en un aliado por medio de juegos de roles y escenarios.

En 10 años es posible que no nos recuerden por la materia que enseñamos, pero esas generaciones de jóvenes recordarán el sentido de pertenencia, seguridad e inclusión y la posibilidad de mostrar todos los aspectos de su identidad. Podemos detener el bullying de una vez por todas al crear una resistencia compasiva a travez de aliados entre los estudiantes.

Publicado originalmente por Jinnie Spiegler © Edutopia.org; Fundación Educativa George Lucas

Imagen cortesía de Freepik

Leave a reply:

Your email address will not be published.